Una cooperativa que pica caucho

En Jalisco, México, la cooperativa Tradoc produce con autogestión 20.000 llantas diarias en la fábrica que recuperó de la Continental

¿Qué excusa podía dar la Continental para cerrar la fábrica de llantas en Jalisco, México? Después de que los trabajadores se negaran a aceptar el paquetazo que querían imponerles los patrones, quedó clarito que no había motivos. Y sin embargo el 16 de diciembre del 2001, bajaron santamarías. Caritativos, los patrones les ofrecieron a los 1170 trabajadores un arreglo para dejarlos ir. Pero el tiro les salió por la culata: de esos 1170, 970 estaban organizados en sindicato. Y la respuesta de esos obreros fue definitoria: no.

Ese fue el comienzo. A partir de entonces, el que para el momento era el Sindicato de la Euzkadi, no dio un paso atrás: 1141 días duró la huelga. Los obreros no querían un arreglo, sino las fuentes del trabajo. Y nada pudo hacer el patrón: el 5 de diciembre del 2004 comenzó a caminar la Cooperativa de Trabajadores de Occidente, Tradoc, en los espacios que habían recuperado.

El comienzo fue duro: de los 970, solo acudieron al llamado 600 obreros. Pero no le corrieron a la chamba. Y después de 13 años, son la empresa más grande Jalisco, produciendo 20.000 llantas diarias y demostrando que la economía solidaria también puede forjarse en las fábricas.

La Coperacha ha retratado la experiencia de esta organización en la serie “Tradoc, la cooperativa forjada en la lucha”, en la que quienes cuentan la historia son los propios trabajadores. Aquí te dejamos el primer capítulo, para que te vaciles cómo se produce la única llanta totalmente mexicana por manos solidarias: