Una comuna a base de leche de búfala

En Tucupita y Uracoa, en el estado Delta Amacuro y Monagas, la Comuna Ribereña del Caño Mánamo Hugo Chávez Frías produce 40 litros de leche de búfala diarios, para el sustento de la comunidad

Cuatro horas para que los 40 litros de leche de búfala comiencen a circular fuera del potrero: ya sea para que la Comuna Ribereña del Caño Mánamo Hugo Chávez Frías la beba o la consuma en quesos. Y así ha sido desde el 2010, cuando después de tantas reuniones y cruzadas de río, los 1.900 habitantes de Tucupita y Uracoa unieran los estados Delta Amacuro y Monagas con economía solidaria. Unión que ha convertido el queso y la leche en epicentros de un desarrollo comunal que no podríamos dejar de revisar.

Lo primero: todo comenzó porque Miryam y Humberto, campesinos de la comunidad, se empeñaron en hacer una comuna para asegurar el desarrollo local. El plan: autoabastecerse a sí mismos. El método: invertir los excedentes de la leche y el queso que producían cada día. Y no apostaron en vano: la leche y el queso de los 60 búfalas con que contaban, les dio para construir viviendas, viajar hacia otras comunidades para compartir experiencias, y asegurarle el alimento a todos en la comuna. Con poco, hacían maravillas.

Pero ese desarrollo no podía detenerse ahí. Los comuneros entienden que aran en el mar si no poseen el control completo de la cadena de producción. Por eso, entre sus principales proyectos están la construcción de plantas procesadoras de bora y plátano, un mercado social y establecer una vía con la que dejen en jaque a la incomunicación e instauren de una vez por todas su autonomía económica.

Si creías que el Alto Orinoco era solo monte, culebra y mosquitos, échale un ojo a la crónica que Comuna Adentro preparó sobre estos campesinos, quienes cada día le ponen más que el alma para cruzar ríos y retos: