Un banco comunal campesino

En Guárico, una comuna apuesta por la autosustentabilidad total a partir de sus cosechas

¿Dejar de depender del Estado? El difícil reto de algunas comunas y organizaciones de la economía solidaria en Venezuela. Fue esta inquietud la que sembró el terreno para que en la Comuna Productora Revolucionaria, en Calabozo, Guárico, tomaran la decisión: formarían un banco comunal, autogestionado. No era una idea descabellada: tenían con qué. Desde entonces, en la comuna se trazaron la meta: ya no se trataba solo de producir, sino también de encaminarse hacia la autosustentabilidad total.

Por eso la cosecha de arroz del 2017 se planteó diferente: el dinero que generarían las 700 hectáreas de arroz, a través de su venta a Agropatria y Casa, sería el motor de este nuevo plan campesino. De modo que los motores se prendieron: en los 10 consejos comunales que integran la comuna, nadie rechistó. Y como cuando no llueve, escampa, sobrevino otro contratiempo.

Desde hacía mucho las carreteras estaban deshechas. Varios campesinos, incluso, sacan sus cosechas en canoas. Ahora, podían perder el arroz. Pero justamente por eso eran comuna: en la unión, estaban sus fuerzas. Y no se pararon. Aunque no pudieron reparar las vías, el arroz no se perdió. Entérate del empeño de estos campesinos que el Sistema de Integración Comunal registró en este episodio de su serie Condiciones.