Turismo sin maletín

En Bolivia, los campesinos y las comunidades se organizaron en una red de turismo solidario.

Acaso otro proyecto para diversificar los ingresos de los campesinos bolivianos, no habría encajado tan bien. Lo que había sido una idea de las comunidades organizadas, agarró forma como proyecto en el Segundo Foro Nacional de Turismo Solidario y Responsable del 2005: para encajarles un knockout a las dolarizadas agencias de turismo, debían unirse en una red nacional. Y esa red se llamaría Tusoco Viajes, consolidada en el 2009: la nueva cara del turismo solidario en Bolivia. Fue aquí cuando la chamba comenzó.

De entrada, sabían qué no debían hacer: esas agencias de maletín habían dejado suficiente rastro de un turismo distorsionado. Ellos podían hacer algo mejor: que los visitantes percibieran el verdadero rostro de Bolivia, desde su gente, su cultura y su economía solidaria. En Salar de Uyuni, el lago de Titicaca, Rurrenabaque, Sajama, Carrasco, Madidi y Amboró Park, se basaron los primeros paquetes de viaje. Sin jefes, echaron a andar el proyecto.

Después de ocho años, la meta de Tusoco es convertirse en un centro turístico internacional , en el que no sea un negocio mostrar sus culturas, su tierra y su naturaleza.

Empaca lo que tengas a mano y lánzate a conocer el sur con esta organización de comunidades bolivianas, en las que tus guías serán chamanes indígenas.