Semillas, arietes y empoderamiento

En la Cooperativa Las Cañadas, de México, los campesinos y trabajadores le entran a las ecotécnicas para fortalecer sus lazos solidarios

Sin duda alguna, fue creer en la equidad social a partir del trabajo, lo que llevó a los trabajadores de la Cooperativa Las Cañadas, de Veracruz, a unirse definitivamente como cooperativa a la economía solidaria. Años de experiencia, tenían: desde 1992 estaban empeñados en construir un modelo de vida saludable y sustentable. Pero fue la unión solidaria la que les marcó el camino definitivo que querían recorrer. Ahí comenzó la chamba: ser vanguardia en la agroecología y las ecotécnicas de México, desde el ejemplo.

Desde entonces, en su rancho El Casco, la misión de la cooperativa ha sido aprovechar la naturaleza al máximo para que el campesino deje de ser pieza desechable de una maquinaria sanguinaria. Ejemplo de este empoderamiento, son los arietes que han construido para preservar el agua que consumen: con materiales accesibles a cualquiera, estas bombas les permiten el beneficio de los recursos naturales responsablemente. Sin patrones, todos se benefician de lo que mancomunadamente producen. No hay campesino que no tenga sueldo y comida segura.

Pero la cosa no llega hasta aquí. La Cooperativa Las Cañadas ha tomado el gran trabajo de hacer conferencias y cursos de agroecología y ecotécnicas para despertar conciencias y enfilarse en las tropas campesinas que se resisten al abandono de sus tierras.

Enfílate tú también y reproduce el reportaje que La Coperacha le ha hecho a esta organización de campesinos y tecnólogos agro-solidarios: