Periodismo cooperativo y autogestionado

La Cooperativa Por Más Tiempo edita el semanario Tiempo Argentino en medio de la caída de la industria gráfica

Otro lanzamiento no hubiera sido tan significativo. Que la cooperativa se creara el mismo día en que se imprimió la primera edición del diario Tiempo Argentino, bajo el control obrero, es lógico y entendible. Pero además, hacerlo en medio de una manifestación conmemorativa en contra del Golpe de Estado Militar, en marzo del 2016, es una doble marca, que comenzó a demostrar la actitud contestataria de estos periodistas argentinos. “Vamos por más. Por Más Tiempo”, fue el lema.

La situación a finales del 2015 era fatídica: a los dueños del diario se los había tragado la tierra. Nadie cobraba sueldos. Todo apuntaba a que el diario desaparecería. Pero el transcurso de dos meses fue suficiente para que los trabajadores encontraran la solución: conformarían una cooperativa y pondrían a rodar el diario ellos mismos, así fuese con los dientes. Para el 24 de marzo habían pagado e impreso la primera edición de Tiempo Argentino. Ese día se dieron el nombre Cooperativa Por Más tiempo. El nuevo lema sería “Dueños de nuestras palabras”.

Sin embargo, la autogestión y anti-censura les salieron caras. Un nuevo dueño fantasma, apadrinado por policías, casi los saca de los espacios. Insistentes, no se dejaron boicotear. Y pasado el primer año de trabajo cooperativo, el Tiempo Argentino se ha mantenido en pie con sus 100 trabajadores que le siguen apostando a la economía solidaria. Es el único diario del país que no vive de la publicidad, sino de las ventas.

Acércate a la conversación que Notas sostuvo con el presidente de la Cooperativa Por Más Tiempo, y descubre cómo pudieron sostenerse solidariamente en medio de la tormenta económica que cada día arrecia más en Argentina.