La unión también hace los precios

En Chiapas, México, la Cooperativa Ts'umbal Xitalha' convirtió la siembra de café orgánico en el eje cultural y económico de su comunidad.

¿Por qué el precio del café tenían que decidirlo en Wall Street? Una de las tantas preguntas a la economía especulativa sin respuesta lógica. El hecho es que a los campesinos de la selva norte de Chiapas, México, les cansó la situación: el café, que era su sustento, no les permitía vivir dignamente. En el 2001 decidieron organizarse como Cooperativa Ts'umbal Xitalha'. Ahora el café sería de quienes realmente trabajaban por él.

Al principio, no sabían cómo hacerlo. Yomol A’tel, promotora de cooperativas, les dio el empujón para que encajaran perfecto en la cadena de valor que estaban ideando: siembra de café orgánico, procesamiento de café gourmet y tienda de valor agregado. Siendo apenas 22 productores, no recularon. Pronto, ocuparon gran parte del espacio de producción dentro de la cadena de economía solidaria. 16 años después, dejó de tratarse solo de café: ahora también se trataba de miel y jabones. Hoy suman 244 familias que hacen vida en la cooperativa.

Ningún otro costal de café se vendió bajo los signos autoritarios de Nueva York. A su tiempo, incluyeron maquinaria, sin perder el ritmo tradicional y autogestionado de la siembra. Y algo más: pudieron recuperar el 90% de las tierras que les había quitado la industria extranjera.

Acércate al trabajo que Capeltic preparó sobre esta cooperativa maya que convirtió la mal llamada materia prima, en eje cultural y social de su comunidad: