La contracultura unía

En el Reino Unido, 19 cooperativas culturales crearon la Cultural Cooperatives para exponer proyectos y promover el trabajo liberador

Quizá eso de “cooperativa cultural” podía parecer extraño para el resto de cooperativas en el Reino Unido. Sin embargo, no era nada nuevo: desde la última década del siglo 20, en casi todo el territorio de la gran isla, los trabajadores del sector cultural habían comenzado a organizarse para ser cada día más autónomos. Pero el desconocimiento no era casual: no existía ninguna plataforma que las diese a conocer ni que las comunicase entre sí.

Fue a principios del 2016 que la idea se le ocurrió a la Marisol Sandoval, profesora del City University London: si las cooperativas existían, había que darles la posibilidad de cooperar entre sí y darse a conocer al mundo. Así es como nace la plataforma de Cultural Cooperatives: la supraorganización que aclararía con qué se comía eso de “cooperativa cultural” en el Reino Unido.

Lo primero fue aclarar cuáles podían ser las cooperativas culturales. Y partiendo de una lógica integradora, organizaciones de artesanos, diseñadores, programadores, artistas y profesores, fueron llamadas a subirse a bordo. La cultura, así entendida, implicaba una preocupación por la producción y consumo de información que generara significado en las comunidades: las organizaciones contraculturales del Reino Unido. Nadie tardó en responder: 19 organizaciones dieron el sí.

Las metas fijadas: proteger a los trabajadores del sector cultural, trabajar juntos por precios justos en los productos materiales e inmateriales producidos, brindar asesoría a quienes quisieran constituirse en cooperativas culturales y divulgar los proyectos que hasta ese momento estaban desarrollándose en todo el Reino Unido.

Rebecca Harvey, desde Coop News, conversa con Marisol Sandoval, quien nos cuenta cómo fue la experiencia de constituir una plataforma de cooperativas de trabajadores culturales en tiempos del Brexit: