El oro también puede ser verde

En la Hacienda Bicentenaria, del estado Zulia, los campesinos producen 60 toneladas de plátano diarias en tierras que estaban baldías

Cuando abandonaron las márgenes del río e hicieron la quema para tomar las tierras, supieron que no había vuelta atrás. Venían del otro lado del Río Chama, al sur del estado Zulia: de la pobreza y el hambre. Los dueños de las tierras los habían ignorado: ellos solo querían espacio para trabajar. Eran hectáreas que se perdían y ellos querían reactivarlas. Así nació el reto de autogestión de la Hacienda Bicentenaria, en el mes de abril del 2014.

No serían como los anteriores ocupantes. Las 776 hectáreas de platanales se extendían a sus ojos. Eran 300 familias. Limpiaron el monte. Levantaron sus casas. Todo desde cero. Y se formaron en cooperativas familiares, para repartirse la tierra y que la producción y el cuidado estuviesen garantizados. Pero para que no se olvidaran del asedio, una noche de julio del 2015, volvieron los hombres armados. Esta vez les robaron un tractor. Y los golpearon.

Las hectáreas de la Hacienda Bicentenaria aún tienen dolientes: empresarios, alcaldes y militares. Dolientes que de vez en cuando lanzan amenazas, para no perder la costumbre. Pero cada mañana, los camiones salen repletos de plátanos: al menos 60 toneladas para ser distribuidas a todo el Estado; en plena sequía, sin acceso a agroinsumos ni dependencia del Estado. En cada tonelada de plátano va impresa la fuerza necesaria para avanzar contra todos los obstáculos, en una experiencia de trabajo liberador.

Esta serie fotográfica publicada por Cultura Nuestra nos adentra en el mundo del campesino que siembra con sus manos, todos los días, desde tempranito, lo que algunos llaman el oro verde.