De procesar harinas a promover las tecnologías libres

En Sucre, Venezuela, la Comuna Agropecuaria Cajigal promueve las tecnologías libres

¿Acaso faltaba un elemento en la ecuación productiva que los campesinos de la Comuna Agropecuaria Cajigal de Yaguaracapro, Sucre, no habían previsto desde que en el 2005 se habían lanzado al propósito de producir sin patrones ni empresas? La larga pregunta que seguramente tuvieron que hacerse cuando, después de tomarse a pecho y espalda la recuperación del cacao venezolano y la siembra y pesca para el consumo de la comuna, los precios y la escasez de la harina de maíz los obligaba a sentarse y ver los platos vacíos en sus mesas. Más ilógico no podía ser: en las tierras de los comuneros el maíz amarillaba. ¿Qué era lo que faltaba para que el desayuno no lo impusieran desde los anaqueles de Caracas?

No fue difícil toparse con la respuesta: tecnología. El gran error había estado en enviar la producción a silos que no pertenecían a la comuna. Pero, ¿cómo proponer, más que procesadoras de alimentos, un lugar en el que las tecnologías libres pudiesen tomar pie? Fue cuando se segmentaron los objetivos. Primero: alimentación. Segundo: tecnologías libres. Esa fue la intención de crear la Planta Procesadora de Harina de Maíz: probar y dar luz verde.

En pleno desabastecimiento de harina de maíz procesada, los resultados no pudieron ser mejores: los kilos de harina pudieron comprarse en los abastos de la comuna. Ahora venía el otro renglón del plan: La Fundación Instituto de Ingeniería. El foco esta vez estuvo en crear un espacio que produjese conocimientos. Ya sabían cómo: en el 2014 habían enseñado a los egresados de varias universidades nacionales con qué se comía eso de la mutación genética en las plántulas de cacao. Y así como aquella vez, sería ahora: tecnólogos populares señalarían el camino a seguir.

Para el 2018 las estadísticas no son aves agoreras: en Yaguaraparo las tecnologías libres y populares siguen maquinándose. La producción de harina de maíz se piensa en ascenso: 1.200 kilos al día. Desde hace al menos seis años ningún comunero de los 16 consejos comunales que integran la Comuna Agropecuaria Cajigal ve un plato vacío cuando se sienta en la mesa.

Nosotros quisimos ver lo que esta comuna ha logrado con nuestros propios ojos. Tanto, que lo grabamos en formato 360º para que tú también lo veas.