Cuando el camino al producto también es solidario

En Aragón, los trabajadores distribuyen su propia siembra por toneladas

Tal vez participar en la Red de Semillas los alertó sobre las dificultades de la agricultura sostenible en España. Cuando supieron que en Serraduy, Bierge y Huesca sus compañeros de la Red mantenían huertos como ellos, Nico y Carlos comenzaron a idear un proyecto de autogestión que los uniera a todos y que mantuviese el horizonte de trabajo liberador que habían moldeado desde la Red de Semillas: una cooperativa de producción agrícola y ecológica.

El primer paso fue la siembra de zanahorias desde la finca A Chordiga, de Diego, Antares, Alberto y “Moñaco”, en Huesca. Ahí descubrieron que repartiéndose la siembra, superaban las dificultades climáticas de Aragón: cada territorio tenía una ventaja diferente. Se montaron en la siembra de verduras, hortalizas y legumbres. Pero, ¿cómo lograrían distribuir la cosecha sin que se les adhirieran conservantes u otros químicos?

No podían pensar en los comercios. Es por eso que los trabajadores de La Sazón crearon un sistema de distribución directo, además de la venta de la cosecha por cajas. Cada caja contiene al menos 7 kg de hortalizas y verduras por 12 €, con posibilidad de ser distribuidas en todo Aragón. A la fecha, son cuatro fincas que producen unas 60 o 70 toneladas de productos al año. Una experiencia de economía solidaria que cubre un paso más en los eslabones de consumo y producción.

La magazine Mercado Social de Aragón cuenta la historia de esta experiencia socioproductiva que trepa hasta las redes de distribución.