Cooperar con raíces sindicales

En el Distrito Federal, México, los trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas formaron la Cooperativa LF del Centro y revirtieron un cierre técnico.

¿Acaso los 55.000 millones de pesos que anualmente facturaba la compañía Luz y Fuerza del Centro, en el D.F., no eran suficiente prueba de que el trabajo de los electricistas rendía? La pregunta que, inocentemente, no supo hacerse Calderón Hinojosa cuando el 10 de octubre del 2009 sacó el decreto presidencial convocando el cierre técnico. La razón: inexplicablemente, eran un cargo excesivo para el Estado. Desde entonces, comenzó el largo periplo de los trabajadores de la extinta Luz y Fuerza.

Pero organización obrera había. Y desde hacía muchísimo: 95 años de luchas había dejado buena experiencia en el Sindicato Mexicano de Electricistas. Después del cierre, que lució argollas de policías y militares, llegó la sempiterna liquidación. Exasperados, obligados, 26.000 trabajadores la recibieron. Otros 16.599, cruzaron los brazos: el despido no era una opción. Renunciaban a los 80.000 millones de pesos a cambio de operar por 30 años las 14 plantas eléctricas y las 4 de ciclo combinado distribuidas en el D.F., Puebla, Hidalgo y Tlaxcala. La respuesta tardó seis años y un nuevo Presidente: solo podrían si operaban apadrinados por la trasnacional Sociedad Fénix.

La difícil decisión fue también un reto. A pesar de ello, combatiendo a desconfiados y escépticos, los trabajadores votaron: el Sindicato Mexicano de Electricistas sería ahora la Cooperativa LF del Centro. Entonces, asumiendo un nuevo reto y con la lucha obrera en la frente, volvieron a las calles del D.F. a recuperar el trabajo que les habían arrebatado.

A dos años del reinicio del trabajo, los subcontratados de la Cooperativa LF del Centro han firmado 14 contratos para la prestación de servicios junto con la Fénix. El reto al que nunca le quitan la cara: mantener los beneficios para sus trabajadores y ser una cooperativa que le apueste a la economía solidaria por entero.

En casi dos minutos, La Coperacha nos presenta de viva voz de los trabajadores de la Cooperativa LF del Centro, cuáles son los próximos pasos a seguir: