Cambiar las armas por la tierra

En Costa de Marfil, los campesinos de la Cooperativa Ecookim producen 7.000 toneladas de cacao.

Ubicación

Quizá haya sido valiente volver a insistir en organizar a los campesinos después del fracaso del año 2000, cuando las cooperativas de Costa de Marfil sucumbieron por falta de apoyo, liderazgo y preparación. Pero hacerlo casi al mismo tiempo que explotaba la guerra civil, en el 2004, es casi un despropósito. Y, sin embargo, fue este el comienzo de la Cooperativa Ecookim, que tuvo desde sus primeros días la misión de sacar de la guerra a los campesinos y devolverlos a las tierras.

La cosa comenzó cuando los hijos de los campesinos que habían intentado organizarse en 1999, a partir de las oportunidades abiertas por ciertas políticas públicas que estimulaban la economía solidaria. Se preguntaron qué pasaría si en vez de hacer una cooperativa familiar, lograban crear una que contuviese, reforzase y desarrollase a todas las organizaciones autogestionadas de Moyen Cavally, Bas-Sassandra, Haut-Sassaandra y Marahoué. Ahí había estado el error: un campesino, es vulnerable; miles de campesinos, organizados, no.

Sacar a los campesinos del teje y maneje entre las fuerzas francesas y los nacionalistas raciales, no fue sencillo. Pero la siembra de cacao, más la organización y la formación de los marfileños menos favorecidos, funcionó: de los 15 integrantes promedio de cada familia, 10 estaban trabajando la tierra. Y ahora vendría el verdadero reto: aumentar la producción, sumar más campesinos a las cooperativas primarias y poder exportar el cacao.

Estuvieron a la altura del reto. Anualmente, unas 7.000 toneladas de cacao. En las 22.800 hectáreas que componen las tierras de las cuatro regiones, 3.620 campesinos organizados hacen vida. Solo en el 2011 y 2012 la producción casi se detiene por la guerra. Pero la chamba no se ha acabado: falta mejorar la vida de los campesinos y terminar de incidir en los cambios ambientales.

Sucintamente, Fairtrade America nos desglosa lo que ha sido hasta ahora, para la Cooperativa Ecookim, proponer la cooperación donde llovía el plomo y la desigualdad heredada de la colonia.