Café asiático con trabajo de mujer

En Ache, Indonesia, la cooperativa femenina Koperasi Kopi Wanita Gayo produce 13 toneladas de café

Un año fue el corto período de prueba en el que la Koperasi Kopi Wanita Gayo, de Ache, Indonesia, demostró que desde su constitución en el 2014, no habían estado echándose fresco. Y es que las 13 toneladas de café que en este tiempo arrimaron al mercado de Comercio Justo, no solo significó que el trabajo cooperativo y solidario había llegado para quedarse en Asia, sino que también era posible asociarse entre mujeres y tomar decisiones que, estando en contradicción con el sistema cultural, demuestran el anacronismo de este.

La idea la tuvo Rizkani Ahmad, cuando se empeñó en organizar a mujeres con experiencia cooperativa, pero que no habían podido opinar ni decidir por la apretada tradición islamista: ahora dejarían de ser solo campesinas y depender de sus esposos. Así fue como logró reunir 470 socixs, mayormente mujeres. Justamente ahí apareció el primer reto. Y es que la gran mayoría de las socias eran dueñas de tierras por herencia, pero las mismas estaban en manos de sus esposos. Sin embargo, tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe: no hubo marido que se negara a entender que sus compañeras tenían chamba. Desde entonces, no hay freno que detenga a esta cooperativa cafetalera mayormente femenina.

Como organización, las mujeres de la KKWG proyectan invertir el excedente del café en un centro médico para que las indonesias de Ache puedan supervisar su preñez y embarazo. Prueba de que el empoderamiento femenino ha llegado a la Asia islamista junto con la economía solidaria. ¿Lo dudas? Pues entonces échale un ojo al artículo que Fairtrade ha publicado sobre estas mujeres, y quédate loco.