Autogestión total

En Maridanela, Andalucía, la Cooperativa Humar-Maridanela produce hasta 2.100 puestos de trabajo en cada cosecha autogestionada por los jornaleros

Quizá la lucha de los campesinos por las tierras se habría trocado estéril de no ser por la decisión de organizarse en todos los espacios de la vida social. Fue así como el alzamiento de los jornaleros desembocó en el nacimiento de la autogestión total: desde la década de los 80, después del franquismo, Marinaleda es el proyecto de economía solidaria imposible que se desarrolla al sur de España, en Andalucía, con 2.700 habitantes organizados.

Ocupar las tierras del Duque no podía ser suficiente. Había que repartirlas a lxs jornalerxs. Así, en el principio de la lucha, comenzaron a asegurarse puestos de trabajo y sueldos. De la misma iniciativa nace la Cooperativa Humar-Marinaleda, hoy integrada por 9 cooperativas de producción agrícola. Las metas ya estaban marcadas: vivienda, trabajo y seguridad para todxs. Y las tierras del cortijo El Humoso les respondió: la producción se diversificó inició con habas, alcachofas, pimientos del piquillo, pimientos morrones y aceite de oliva virgen.

Pero algo no cuadraba en la ecuación: faltaba procesar la cosecha para controlar casi toda la cadena productiva. Una vez más, la organización fue el puente para lograrlo. Hoy, desde la semilla hasta el envasado, está en manos de los trabajadores de las cooperativas, convirtiéndose tanto la tierra como la fábrica de conservas y la almazara, en el eje económico del Ayuntamiento.

Después de 30 años, en Marinaleda todos los trabajadores ganan 1.200 € al mes, laborando entre seis y ocho horas. Anualmente, la fábrica produce 5.5 millones de euros, que se reinvierten en los nuevos proyectos que planea la comunidad en asambleas. Cosechan cualquier rubro y cada temporada puede generar hasta 2.100 puestos de trabajo. Los productos se venden a precio justo y se consumen en la comunidad. Pero no existe la perfección: entre los varios retos que enfrenta la cooperativa, es la persecución por las tierras y la apatía de los más jóvenes.

Al menos que manejes el francés, no te olvides de activar el traductor para leer la crónica que desde ConsoGlobe ha preparado Eva Souto sobre los grandes logros que acumula esta comunidad andaluza a partir de su cooperativa.