Arroz por toneladas en medio de la sequía

En Barinas, los que se quedaron en el campo salvaron 100 hectáreas de arroz para la comunidad

Sin duda fue la herencia campesina la que influyó en que Gilver Arias se quedara cosechando en Caño Seco Arriba, mientras todos se iban a la ciudad. Podríamos pensar que fue solo cosa suya, pero cuando vemos que como él, cientos de campesinos decidieron quedarse y organizarse en la Parroquia Ciudad de Nutrias del Estado Barinas, no podemos creer en coincidencias o caprichos: es, más bien, una sólida decisión. De esa tozudez campesina, nace la Comuna Socialista Pedro Felipe Sosa, constituida por 8 consejos comunales.

El 2016 fue un año de decisiones para los trabajadores de la Comuna. Sin maquinaria, en plena sequía del Fenómeno del Niño, los 8 consejos comunales habían tomado la responsabilidad de sembrar 200 hectáreas de arroz. O sembraban, o perdían las semillas.

Fue unánime la decisión: sembrar. Las semillas fueron esparcidas en 102 hectáreas. Una profunda intuición les anunciaba la llegada de las lluvias. Y antes de que se acabara el agua de reserva para el riego, llovió: las semillas recién germinadas ahora sobrevivirían al invierno.

Para septiembre del 2016, se cosecharían 60 hectáreas: cada una produciría entre 3.500 y 6.000 kilos de arroz. Frente a la fatalidad de la sequía pudo más el empoderamiento y la autogestión solidaria.

Sumérgete 5 minutos con el video y la galería que preparó el Sistema de Integración Comunal, en el mundo de quienes cosechan hoy el esfuerzo de quedarse ayer a sembrar el trabajo liberador en Venezuela.