Adiós al centralismo tecnológico

Desde el 2012, la Facttic da la cara en la construcción de una tecnología que aporte a la economía solidaria

No hay duda que Tecso fue la mecha que prendió la máquina: la primera cooperativa de tecnología en Argentina demostró que en las TIC se necesitaba una visión solidaria para impedir su concentración en manos de unos pocos. Idea que se capitalizó con Gcoop en el 2007, quienes propusieron el desarrollo de software libre desde la cooperación. Aunque nadie lo esperaba, el trabajo cooperativo había llegado para quedarse en la tecnología del Sur.

No tardaron en expandirse: en Buenos Aires, Rosario, Santa Fe, Río Cuarto, Tandil y Bahía Blanca los geeks se unieron. Así nació en el 2012 la Federación Argentina de Cooperativas de Trabajo de Tecnología, Innovación y Conocimiento (Facttic), integrada por 17 cooperativas. La misión: hacerle la guerra a la centralización tecnológica. Aunque un par de años después, la crisis económica y las reducciones de puestos de trabajo han golpeado a la organización.

Sin embargo, la Facttic no ha dejado de trabajar: mantienen proyectos como De Mentes Libres, que lleva talleres de robótica e informática a espacios comunitarios; el Proyecto de Formación Continua en Software Libre, en Buenos Aires, Santa Fe y Tandil. Y para poner el lazo final: preparan una aplicación de georreferenciación en la cual podrán ubicarse los emprendimientos de economía solidaria en el país, llamada ESSApp. En medio de cualquier crisis, la Federación responde con más integración.

Échale un ojo al reportaje que preparó sobre ellos Trabajo Cooperativo, que te hará pensar sobre la nueva tecnología solidaria.