El cooperativismo en la era digital o cómo formar una contraeconomía global

Por Michel Bauwens y Vasilis Kostakis

¿Podemos transformar la economía de alquiler de Uber y AirBnB en una economía realmente compartida? Las cooperativas de plataforma deben ser abiertas y orientadas hacia lo comunal.

«¿Y si esto no es capitalismo, sino algo peor?» La pregunta de McKenzie Wark resume con elocuencia las crecientes críticas a los modelos de negocio que maximizan los beneficios, dentro de la llamada economía colaborativa. Ese «algo peor», parece tomar la forma de un nuevo tipo de feudalismo, como en el caso de Facebook.

Si el feudalismo se basaba en la propiedad de la tierra por una élite, el recurso ahora controlado por una pequeña minoría es la red de datos. O, como en el caso de Uber, AirBnB y TaskRabbit, adopta la forma de una especie de sistema laboral a la carta, en el que los individuos-freelancers aportan su infraestructura y su mano de obra.

¿Qué es el cooperativismo de plataformas?

El concepto de «plataforma cooperativa» se ha propuesto como una alternativa a las empresas de «economía colaborativa». Una plataforma cooperativa es una plataforma en línea (por ejemplo, un sitio web, una aplicación para móviles) organizada como una cooperativa y propiedad de sus empleados, clientes, usuarios u otras partes interesadas. Para un ejemplo, vea un directorio de varias cooperativas de plataforma alrededor del mundo.

Apoyamos plenamente el movimiento más amplio del cooperativismo de plataformas. Sin embargo, no podemos contentarnos con alternativas cooperativas aisladas diseñadas para contrarrestar viejas formas de capitalismo. Es necesario construir una contraeconomía mundial. Y esto podría ocurrir a través de la creación de un conjunto de conocimientos digitales mundiales.

«¿Y si esto no es capitalismo, sino algo peor?» . Ese «algo peor», parece tomar la forma de un nuevo tipo de feudalismo, como en el caso de Facebook.

¿Cómo podría converger la producción comunal de pares con el cooperativismo?

La producción comunal de pares ha traído consigo una nueva lógica de colaboración entre redes de personas que se organizan libremente en torno a un objetivo común, utilizando recursos compartidos y entidades orientadas al mercado que aportan valor agregado a ellos o a su lado.

Los casos prominentes de producción comunal de pares, como el software libre y de código abierto y Wikipedia, inauguran un nuevo modelo de creación de valor, diferente de los mercados y las empresas. La energía creativa de los individuos autónomos, organizada en redes distribuidas, produce proyectos significativos, en gran medida sin organización jerárquica tradicional o, muy a menudo, compensación financiera.

Esto representa tanto desafíos como oportunidades para los modelos tradicionales de cooperativismo, que se remontan al siglo XIX y que con frecuencia han tendido a adoptar mentalidades competitivas. En general, las cooperativas no crean, protegen o producen bienes comunes, y usualmente funcionan bajo el sistema de patentes y derechos de autor. Además, pueden tender a auto-encerrarse alrededor de su membresía local o nacional. Como resultado, la arena global queda abierta para ser dominada por grandes corporaciones. Sin duda, estas características deben cambiar, y hoy en día, hay una manera para que ellos cambien.

¿Qué es el cooperativismo abierto?

El concepto de cooperativismo abierto ha sido concebido como un esfuerzo para infundir a las cooperativas los principios básicos de la producción comunal de pares. Pat Conaty y David Bollier han llamado a «un nuevo tipo de síntesis o sinergia entre la producción de pares y el movimiento comunal emergentes, por un lado, y los elementos crecientes e innovadores de los movimientos de economía cooperativa y solidaria, por otro».

En mayor medida que las cooperativas tradicionales, las cooperativas abiertas se orientarían legalmente hacia el bien común mediante la construcción conjunta de comunalidades digitales. Esto podría ser entendido como una extensión, y no un reemplazo, del séptimo principio cooperativo concerniente a la comunidad. Por ejemplo, las cooperativas abiertas podrían internalizar las externalidades negativas; adoptar modelos de gobernanza con múltiples partes interesadas; contribuir a la creación de comunalidades inmateriales y materiales; y estar social y políticamente organizadas en torno a las preocupaciones globales, incluso produciendo localmente.

¿Podemos ir más allá del clásico paradigma corporativo?

Describimos una lista de seis estrategias interrelacionadas para las coaliciones empresariales post-corporativas. El objetivo es ir más allá del paradigma clásico de las empresas y de sus prácticas extractivas para maximizar los beneficios, hacia el establecimiento de cooperativas abiertas que cultiven una economía orientada hacia lo comunal.

La producción comunal de pares ha traído consigo una nueva lógica de colaboración entre redes de personas que se organizan libremente en torno a un objetivo común.

En primer lugar

Es importante reconocer que los modelos comerciales cerrados se basan en la escasez artificial. Aunque el conocimiento puede ser compartido fácilmente y a un costo marginal muy bajo cuando tiene forma digital, las firmas cerradas utilizan la escasez artificial para extraer rentas de la creación o uso del conocimiento digitalizado. A través de la represión legal o el sabotaje tecnológico, los bienes naturalmente compartibles se hacen artificialmente escasos para que se generen beneficios adicionales. Esto es particularmente irritante en el contexto de las medicinas que salvan vidas o de los conocimientos tecnológicos que regeneran el planeta. En comparación, las cooperativas abiertas reconocerían la abundancia natural y se negarían a generar ingresos al hacer artificialmente escasos recursos abundantes.

En segundo lugar

Un proyecto típico de producción comunal de pares implica varias tareas distribuidas, a las cuales los individuos pueden contribuir libremente. Por ejemplo, en proyectos de software libre y de código abierto, los participantes aportan código, crean diseños, mantienen los sitios web, traducen texto, desarrollan conjuntamente la estrategia de marketing y ofrecen soporte a los usuarios. Los salarios basados en una descripción fija del trabajo pueden no ser la manera más apropiada de recompensar a aquellos que contribuyen a tales procesos. Por lo tanto, las cooperativas abiertas pueden practicar, por ejemplo, contabilidad de valores abiertos o contributarios. Cualquier ingreso que generen las contribuciones entonces fluye a los contribuyentes de acuerdo con los puntos que acumularon. Este modelo podría ser un antídoto para la tendencia en muchas empresas donde sólo unos cuantos contribuyentes bien situados capturan el valor que ha sido co-creado por una comunidad mucho más grande.

En tercer lugar

Las cooperativas abiertas podrían asegurar una distribución justa y la distribución de beneficios del valor generado comúnmente a través de licencias «CopyFair». Las licencias de copyleft existentes -como Creative Commons y la GNU Public License- permiten a cualquier persona reutilizar los conocimientos comunes necesarios con la condición de que se agreguen cambios y mejoras a ese mismo bien común. Este marco, sin embargo, no fomenta la reciprocidad para el uso comercial de los bienes comunes, ni fomenta la igualdad de condiciones para las empresas orientadas de orientación comunal. Estas deficiencias se pueden satisfacer a través de licencias de CopyFair que permiten compartir, pero también esperan la reciprocidad. Por ejemplo, la Asociación FairShares  utiliza una licencia Creative Commons no comercial para el público en general, pero permite a los miembros de su organización utilizar el contenido comercialmente.

En cuarto lugar

Las cooperativas abiertas harían uso de diseños abiertos para producir bienes y servicios sostenibles. Las empresas con fines de lucro a menudo tienen como objetivo lograr la obsolescencia planificada en productos que se desgastan prematuramente. De este modo, mantienen la tensión entre la oferta y la demanda y maximizan sus beneficios; obsolescencia es una característica, no un error. Por el contrario, las comunidades de diseño abierto, como las de las impresoras Farmhack, Wikihouse y RepRap 3D, no tienen los mismos incentivos, por lo que puede decirse que la práctica de la obsolescencia planificada es ajena a ellos.

En quinto lugar

Y de manera similar: las cooperativas abiertas podrían reducir los residuos. La falta de transparencia y la inclinación por el antagonismo entre las empresas cerradas significa que tendrán dificultades para crear una economía circular - en la que la producción de un proceso de producción se utiliza como insumo para otro. Pero las cooperativas abiertas podrían crear ecosistemas de colaboración a través de cadenas de suministro abiertas. Estas cadenas pueden mejorar la transparencia de los procesos de producción y permitir a los participantes adaptar su comportamiento basado en el conocimiento disponible en la red. No hay necesidad de sobreproducción una vez que las realidades de la red se convierten en conocimiento común. Las cooperativas abiertas podían trasladarse más allá de una dependencia exclusiva de señales imperfectas de precios de mercado y hacia una coordinación mutua de la producción, gracias a la combinación de cadenas de suministro abiertas y contabilidad de valor abierto.

En sexto lugar

Las cooperativas abiertas podrían intercambiar no sólo infraestructuras digitales sino también físicas. La mal llamada «economía colaborativa» de Airbnb y Uber, a pesar de toda la crítica justificada que recibe, ilustra el potencial de igualar recursos ociosos. El trabajo en equipo, el compartir habilidades y el compartir viajes son ejemplos de las muchas formas en que podemos reutilizar y compartir recursos. Con la co-propiedad y la co-gobernanza, una verdadera economía compartida podría lograr avances considerables en el uso más eficiente de los recursos, especialmente con la ayuda de instalaciones de datos compartidos y herramientas de fabricación.

A través de la represión legal o el sabotaje tecnológico, los bienes naturalmente compartibles se hacen artificialmente escasos para que se generen beneficios adicionales.

¿Cómo se relaciona el concepto de cooperativismo de plataformas con la noción de cooperativismo abierto?

La propiedad cooperativa de las plataformas puede comenzar a reorientar la economía de la plataforma alrededor de un modelo de orientación comunal.

Hemos destacado seis prácticas que ya están surgiendo en varias formas, pero que necesitan ser integradas más universalmente. Creemos que el principal objetivo de fomentar una economía más centrada en lo comunal es recapturar la plusvalía que ahora está alimentando el capital especulativo y volver a invertirlo en el desarrollo de comunidades productivas de orientación comunal. De lo contrario, el potencial de la producción comunal de pares permanecerá subdesarrollado y subordinado al sistema dominante. Las cooperativas de plataforma no deben simplemente reproducir falsas escaseces y residuos innecesarios; deben ser abiertas y de orientación comunal.


ARTÍCULO PUBLICADO EN OPEN DEMOCRACY, TRADUCIDO, EDITADO Y ENLAZADO POR CHAMBA COOP.