Comunidades Sostenibles y Agricultura Urbana en Basilea

Por Isidor Wallimann

La economía social y solidaria (ESS) puede entenderse como un tipo de contracultura, una suerte de contraeconomía y democracia expandida que desafía el sistema social y económico convencional.

La base organizacional que nace a partir de estas iniciativas puede concebirse como una red cooperativa y democrática de empresas junto a la sociedad civil, organizaciones interesadas y deseosas de perseguir lo local, lo social y el desarrollo ecológicamente sostenible.

Es una modificación de prácticas económicas a partir de empresas y ONGs de gestión democrática, con el propósito de crear un comprensión novedosa del vínculo social y la conexión entre los individuos participantes.

INTEGRACIÓN SOCIAL PARA EL CRECIMIENTO

Con muy pocos recursos, la federación o unión dentro de la red ESS (como forma de generar integración social) puede implementar un centro de intercambio y comercio para sí y sus actores externos.

Una simple página web de mercado puede servir para que todos los participantes enumeran la oferta y la demanda y, por lo tanto, resuman las posibilidades de intercambio.

Todos los miembros del círculo de intercambio y comercio prueban una modalidad sin costo, con un cierto número de horas y así comenzar a intercambiar.

Por lo tanto, adultos y niños pueden brindarse servicios entre ellos, pagar en horas, e incluso si se desea, pasar a pagar por bienes en horas.

El dinero local alternativo con respaldo en moneda puede ser emitido por la federación. El dinero alternativo se compra con dinero "oficial", y bajo ciertas reglas se puede cambiar de nuevo dinero "oficial".

El uso de dinero alternativo se puede hacer más o menos obligatorio para empresas e individuos dentro de la federación. Si es deseado, individuos y firmas fuera de la federación también pueden ser alentados a participar.

La participación también puede promoverse vendiendo moneda alternativa con un descuento mientras se cumplen ciertas condiciones. Como circula dinero alternativo, parte del dinero "oficial" con el que se compró dinero alternativo, se puede invertir en la red de ESS y, por lo tanto, se convierte en una forma de crédito.

En este sentido, los que compran y usan dinero alternativo también promueve la ESS sin costo para ellos. Al igual que con la moneda basada en horas, la moneda respaldada por "dinero oficial", también contribuye a la cohesión y al crecimiento de la ESS.

LA ECONOMÍA SOCIAL DE BASILEA: UN EJEMPLO DE PRÁCTICA

Un ejemplo de tal esfuerzo es la Economía Social de Basilea, quiénes comenzarían con la Asociación de Economía Social (AES) fundada en 1996. Con una membresía y un sistema de un miembro y un voto, la asociación se esfuerza por construir un prototipo de ESS.

La misión de la AES de Basilea es contribuir a lo social, local y ecológico con una visión de sostenibilidad a nivel local y regional. Su crecimiento se mantiene en un nivel "orgánico" para no depender de fondos externos o recursos humanos y fondos necesarios para tareas administrativas, digamos que el crecimiento emana de la moda existente de agruparse en organizaciones de base o “movimientos”.

LA COOPERATIVA DE LA RED DE ECONOMÍA SOCIAL

En 1998, cuando la AES fundó la Red de Economía Social Cooperativa, comenzando con las empresas autogestionadas ya existentes y organizaciones morales de la sociedad civil, la membresía estaba abierta solo para ciertas organizaciones.

Cada miembro de la cooperativa en red tiene un voto, independientemente del tamaño. Se aceptan organizaciones con varias formas legales siempre y cuando sus estatutos garanticen el principio de “un miembro un voto”, y eso miembros pueden decidir sobre las prácticas de empleo y el uso de excedentes.

Con fines de lucro o sin fines de lucro, las organizaciones pueden ser federaciones, uniones o miembros de la cooperativa. Como resultado, la cooperativa de red se compone de una combinación entre sociedades comerciales y sociedad civil.

Especialmente estos últimos tienen especial arraigo en luchas vía nuevos movimientos sociales como los que enarbolan las banderas de la justicia social, la democracia económica, ambiental y el movimiento de mujeres.

Este modelo de cooperativa en redes también considera a las organizaciones de la sociedad civil como productoras de bienes públicos socialmente necesarios, principalmente información, educación, política y cultura.

MONEDAS ALTERNATIVAS DE LA RED DE ECONOMÍA SOCIAL

En 2002, el franco suizo respaldó la moneda alternativa BNB (GoodNetworkVoucher) cuando fue lanzada. En una fase piloto, primero se intentó su uso solamente entre los miembros de la Red de Economía Social Cooperativa.

Posteriormente, se hizo público en 2005 para incluir individuos, empresas y ONGs fuera de la red de cooperativas. Unos 120 empresas y organizaciones sin fines de lucro actualmente aceptan el BNB. Además, este mecanismo les permite que reciban publicidad gratuita.

La BNB es válida por 3 años, cuando las facturas en circulación pueden intercambiarse sin cargo para emitir una nueva serie.

No hay penalización cuando la moneda BNB no circula dentro de un tiempo dado. Toda la circulación se basa en una idea de movimiento, sinergia y cooperación.

AGRICULTURA URBANA Y ECONOMÍA SOCIAL

En 2010, la AES fundó la Asociación Red de Agricultura Urbana de Basilea (AUB), para mejorar la producción de alimentos para la ESS y el espacio urbano en general. La misión de la Red de Agricultura Urbana de Basilea es fortalecer la ESS y su enfoque en lo local y la sostenibilidad ambiental.

Además, la intención es mover a la ciudad de Basilea hacia una política alimentaria basada en la soberanía alimentaria.

La soberanía alimentaria como concepto tiene ciertas implicaciones con la llamada "seguridad alimentaria" y es más radical en su enfoque que ésta, basándose en el postulado de que todos tienen el derecho de controlar quién produce su comida, es decir, de dónde provienen los alimentos, en qué tierras y bajo qué condiciones ecológicas se produce la comida.

Por otro lado, los postulados de la llamada “seguridad alimentaria” tienden a postular que el buen funcionamiento de la agricultura mundial y los mercados son suficientes.

La política alimentaria de agricultura urbana en Basilea claramente tiene un enfoque diferente. Su objetivo es estructurar el suministro de alimentos a través de un sistema basado no desde la distribución "afuera adentro" sino desde "adentro hacia afuera", mecanismo que nos ayuda a definir criterios sobre qué puede ser producido para la población local y hasta qué se producirá primero.

El enfoque de red en la organización de una plataforma de transición hacia la sostenibilidad local, social y ecológica, como la de las redes sociales y la economía de Basilea y su unidad de Agricultura Urbana en particular, está determinada también a ser un enfoque descentralizado.

Una imagen o metáfora organizativa, puede ser la de los anillos olímpicos que se superponen y al mismo tiempo son independientes. El enfoque de red no solo es propicio para proteger la cultura democrática y la voluntariedad de la asociación y la participación, también es una estrategia útil para movilizar, sincronizar y fortalecer fuerzas para el movimiento de sostenibilidad.

Dada la tendencia creciente de los grupos y organizaciones a diferenciarse entre sí como movimientos "antiglobalización", movimientos sociales o movimientos ecologistas, entre otros, las redes posiblemente son el único "espacio" en el que todos persiguen el mismo objetivo de sostenibilidad global: construir un hogar común.


ESTA ES UNA VERSIÓN DEL ARTÍCULO URBAN AGRICULTURE AS EMBEDDED IN THE SOCIAL AND SOLIDARITY ECONOMY BASEL: DEVELOPING SUSTAINABLE COMMUNITIES; TRADUCCIÓN, ENLACES Y EDICIÓN POR CHAMBA.COOP.

Para descargar: